Cómo será el mundo en el año 2030, tecnología del año 2030.

Comparte este artículo en tus redes sociales

En el año 2030, el mundo se verá dramáticamente diferente debido a los múltiples avances tecnológicos.

Por ejemplo: para el año 2030, habrá mejoras exponenciales en la potencia de procesamiento de las computadoras, el reconocimiento de voz, el reconocimiento de imágenes, el aprendizaje profundo y otros algoritmos de software.

Asimismo, las tecnologías de procesamiento de lenguaje natural como GPT-3 se actualizan y superan constantemente.

Es probable que llegue al punto en que la inteligencia artificial pueda pasar la prueba de Turing.

Esta es una prueba en la que un humano entabla una conversación con una máquina y la prueba con numerosas preguntas.

Cómo será el mundo en el año 2030, tecnología del año 2030.

 Y si esa máquina puede convencer a esa persona de que es un humano, pasa la prueba.

Esto podría conducir rápidamente a asistentes virtuales generados por IA que tengan la capacidad de mantener conversaciones matizadas con usted.

Y más tarde, esta tecnología podría trasladarse a personajes en mundos virtuales y videojuegos.

La corriente principal para el año 2030, la mayoría de las pantallas de realidad virtual tendrán una resolución de 8k, que tiene 4 veces la cantidad de píxeles encendidos y los objetos cercanos a estos dispositivos, no habrá pixelación visible, lo que dará como resultado un realismo y detalles impresionantes.

Debido a otras actualizaciones de equipos, los juegos de realidad virtual tendrán una latencia casi nula y un amplio campo de visión.

Además, algunos trajes hápticos se convertirán en mallas de electrodos para maximizar la comodidad y la conveniencia.

Se rumorea que Apple lanzó sus propios auriculares de realidad virtual de 8k a mediados de la década de 2020.

Para el año 2030, la mayoría de los auriculares VR podrían incluir la opción de una interfaz cerebro-computadora para registrar las señales eléctricas de los usuarios, lo que permitiría dirigir las acciones simplemente pensando en ellas.

Cómo será el mundo en el año 2030, tecnología del año 2030-2

Las cintas para la cabeza y las muñequeras con sensores no invasivos podrían convertirse en las opciones preferidas para el uso generalizado de la interfaz cerebro-computadora.

Sin embargo, los efectos de inmersión proporcionados por las interfaces cerebro-computadora podrían estar limitados en esta etapa y solo se pueden utilizar en situaciones específicas.

No obstante, proporcionarán formas cada vez más realistas de interactuar con personajes, objetos y entornos virtuales en el metaverso.

Los qubits surgirán para el año 2030, IBM y Google podrían construir computadoras cuánticas con 1 millón de qubits cada uno.

Este avance revolucionará la forma en que resolvemos problemas de optimización, entrenamos y ejecutamos algoritmos de aprendizaje automático y comprendemos mejor los procesos físicos de la naturaleza hasta el nivel subatómico.

Revolucionará áreas como la inteligencia artificial, el modelado financiero, el desarrollo de fármacos, el pronóstico del tiempo y la seguridad cibernética.

Y para el año 2035, las computadoras cuánticas completamente funcionales podrían estar disponibles para el público tanto en la nube como en unidades físicas.

Cómo será el mundo en el año 2030, tecnología del año 2030-3

La impresión 3D se utilizará para construir sistemas biológicos vivos.

Capa tras capa de celdas, podría dispensarse desde los cabezales de la impresora y colocarse exactamente donde se necesitan con precisión microscópica.

Inicialmente, construirán componentes simples como vasos sanguíneos y tejidos. A continuación, comenzarán a imprimir órganos relativamente simples.

En las próximas décadas, eventualmente podrían imprimir la mayoría de los 78 órganos del cuerpo humano.

TAL VEZ TE INTERESE: CONOCE EL SISTEMA ESPIA PEGASUS

Para el año 2030, podría ser posible replicar pequeñas áreas del cerebro con implantes cerebrales artificiales para reparar daños causados ​​por el Alzheimer, accidentes cerebrovasculares o lesiones.

Esto también incluye la restauración de recuerdos perdidos.

Esto se debe a que estos dispositivos pueden imitar las señales electroquímicas de regiones como el hipocampo, que participa en la consolidación de la información de la memoria a corto y largo plazo.

El dispositivo funcionaría reemplazando efectivamente las partes dañadas del cerebro, prediciendo lo que esas partes del cerebro deberían hacer de un momento a otro y luego permitiendo la transmisión de señales cerebrales entre áreas donde alguna vez hubo una brecha.

Durante las décadas del año 2030 y año 2040, los implantes cerebrales artificiales serán cada vez más efectivos para replicar funciones complejas en el cerebro.

Ya en 2024, los astronautas de SpaceX se lanzarán al espacio y llegarán a Marte en 2025.

Usarán la SpaceX Starship en el cohete Super Heavy para llegar al planeta.

Además, llevaran robots con ellos para realizar actividades como fabricar materiales básicos y piezas en Marte.

Además, después de aterrizar en Marte, la nave espacial se cargaría con combustible para cohetes a base de metano que crearían en Marte para regresar a la Tierra.

Podría surgir una internet cuántica sería aquella que utiliza señales cuánticas en lugar de ondas de radio para enviar información.

Este tipo de Internet se usaría principalmente para enviar datos que no pueden ser pirateados o interceptados con métodos convencionales.

En el año 2030, puede ser posible usar una computadora personal para transmitir o acceder a información cifrada cuántica a través de una computadora cuántica basada en la nube.

El Departamento de Energía de EE. UU. ya ha presentado su plan para una Internet cuántica nacional, y es posible que veamos un prototipo para el año 2030.

Ya en 2025, las pruebas de ADN serán tan baratas, rápidas y accesibles de forma rutinaria que se secuenciarán más de mil millones de genomas humanos en todo el mundo.

Eso es aproximadamente una octava parte de la población mundial.

La cantidad de datos genómicos alcanzará la escala de exabytes, mayor que el contenido del archivo de video de todo el sitio web de YouTube.

Esta enorme cantidad de datos hará que sea más fácil que nunca utilizar la inteligencia artificial para identificar múltiples trastornos relacionados con genes específicos, incluidos los trastornos cognitivos.

Dado que el 75% del coeficiente intelectual de una persona se atribuye a las diferencias genéticas, la identificación y explotación de estos genes podría desempeñar un papel muy importante en la creación de seres humanos superinteligentes en las próximas décadas.

Ya en 2025, el crecimiento exponencial de la tecnología de datos e información podría hacer posible formar modelos precisos de cada parte del cerebro humano y sus 100 mil millones de neuronas.

Aunque podría ser posible escanear y mapear un cerebro humano completo hasta el nivel de las neuronas, analizar los enormes volúmenes de datos que contiene y usarlos para comprender completamente su funcionamiento llevará mucho más tiempo.

No obstante, este importante hito conducirá a enfoques innovadores para resolver la mayoría de los tipos de dolencias relacionadas con el cerebro.

Incluso podría ayudarnos en áreas como el aumento cerebral no biológico, el uso de interfaces cerebro-computadora para controlar objetos virtuales y la transferencia de recuerdos de humanos a máquinas y de máquinas a humanos.

Para el año 2030, la red 6G podría reemplazar a 5G. Algunos expertos estiman que podría ser 100 veces más rápido que el 5G, lo que equivale a 1 TB por segundo.

A esa velocidad, podrías descargar 142 horas de películas de Netflix en un segundo.

Para apoyar el pensamiento y la acción humanos en tiempo real a través de dispositivos de realidad virtual y de interfaz cerebro-computadora montados en el cuerpo humano.

TAL VEZ TE INTERESE: EL COSMISMO RUSO

Esto daría como resultado experiencias de realidad virtual que se sienten y se ven como la vida real.

Además, el Internet de las cosas tendrá el potencial de crecer en más órdenes de magnitud. No solo conectaría miles de millones de objetos. Conectaría billones de objetos.

Para el año 2030, las redes inteligentes integradas se generalizarán en las naciones desarrolladas.

Las redes inteligentes proporcionarán las siguientes ventajas:

• Las redes inteligentes permiten que la energía se transmita en ambas direcciones a través de las líneas eléctricas. Esto significa que los hogares y las empresas pueden agregar excedentes de electricidad al sistema para que no se desperdicie energía.

• Las redes inteligentes serán adaptables a la producción de energía esporádica producida por fuentes de energía solar y eólica, lo que haría más factibles las energías renovables a gran escala.

• Con una red inteligente, si una línea de transmisión rota provoca un apagón, los sensores localizan instantáneamente el área dañada mientras la electricidad se desvía al área afectada. Esto conducirá a menos apagones notables en el futuro.

En las próximas décadas, las redes inteligentes se expandirán a escalas aún mayores. Regiones y países enteros comenzarán a fusionar sus redes.

A mediados de la década de 2020, la electrónica impresa podría explotar en la corriente principal creando una nueva generación de electrónica ultrafina.

Para el año 2030, tendrán costos de fabricación tan bajos que serán comunes en innumerables aplicaciones comerciales y de consumo cotidianas.

Muchos dispositivos que antes eran voluminosos o pesados ​​podían plegarse, almacenarse o transportarse con la misma facilidad que las hojas de papel.

Esto incluye pantallas de TV flexibles que se pueden enrollar o colgar como carteles. Los teléfonos inteligentes plegables y los libros electrónicos plegables también podrían generalizarse.

Con tecnología Near-Zero Cost se produce prendas de vestir por solo unos centavos.

Ya en 2024, la impresión 3D será 30 veces más rápida que en 2014.

Millones de diseños de código abierto estarán disponibles para descargar.

Como resultado, los talleres clandestinos en los países en desarrollo podrían disminuir, y los trabajos de fábrica mal pagados se volverían obsoletos.

Para 2026, estarán a la venta discos duros de nivel de consumidor de 50 terabytes.

Y para el año 2030, los usuarios de PC de consumo tendrán acceso a discos duros de 100 terabytes. Esto será posible gracias a una técnica innovadora conocida como grabación magnética asistida por calor (HAMR), que permitirá escribir datos en espacios mucho más pequeños.

Además, los discos duros comenzarán a utilizar varios actuadores a la vez, lo que multiplicará las velocidades de lectura y escritura de los datos de almacenamiento.

Estos discos duros nos ayudarán a almacenar 8k y, además, nos ayudarán a ejecutar aplicaciones y almacenar archivos que involucran tecnologías como realidad virtual, realidad aumentada, edición avanzada de video, inteligencia artificial y más.

En la mayoría de los ejércitos importantes cuando se lanzan, los misiles de crucero suelen alcanzar una velocidad superior a Mach 5, que es veces la velocidad del sonido.

Y, dado que son tan rápidos, son difíciles, si no imposibles, de desviar con los sistemas defensivos convencionales.

De hecho, en 2021, China probó con éxito un misil hipersónico con capacidad nuclear, por lo que esta tecnología ya está en marcha.

Después de años de investigación y desarrollo, se utilizarán varios enfoques nuevos para atrapar y eliminar el dióxido de carbono del aire.

Un método de secuestro de carbono es el despliegue de «árboles artificiales».

Estos árboles artificiales pueden capturar dióxido de carbono a través de un sistema de filtrado miles de veces más eficientemente que los árboles reales.

Vienen en varias formas y se pueden colocar en las grandes ciudades, al costado de las autopistas y otras áreas contaminadas donde pueden tener el impacto más positivo.

Una vez que el dióxido de carbono se extrae del aire, su forma sólida podría usarse para diversos fines, como la fabricación de productos.

Pero se debe tener mucho cuidado para garantizar que el dióxido de carbono no se vuelva a liberar a la atmósfera después de que se reutilice.

Adopción generalizada Los reactores modulares pequeños (SMR) son una nueva clase de centrales nucleares más pequeñas, económicas, seguras y adaptables.

Dado que se pueden construir a un costo mucho más bajo que los reactores tradicionales, son especialmente atractivos para los países en desarrollo, que carecen de la capacidad de gastar decenas de miles de millones de dólares en infraestructura.

También son atractivos para comunidades remotas sin líneas de transmisión de larga distancia y para áreas con agua o espacio limitados.

Los reactores modulares pequeños también permitirían agregar gradualmente incrementos de capacidad a medida que las necesidades de energía aumentan con el tiempo.

Para el año 2035, la pequeña industria nuclear modular podría generar varias decenas de gigavatios de energía valorada en casi medio billón de dólares en todo el mundo.

Para el año 2030, varias especies extintas podrían recuperarse, como el mamut lanudo, el pájaro dodo y el tigre dientes de sable.

Existen tres enfoques diferentes para restaurar animales y plantas extintos:

• La clonación implica la extracción de tejido preservado para crear una copia moderna exacta.

• La crianza selectiva es donde una especie moderna cercanamente relacionada recibe características del pariente extinto.

• La ingeniería genética es donde se edita el ADN de una especie moderna hasta que se asemeja mucho a la especie extinta.

Dentro de décadas, la restauración de especies extintas podría convertirse en una parte vital de la restauración de la biosfera de la Tierra.

Por diversos motivos, podríamos incluso ver la restauración del Homo Sapiens y varias especies de dinosaurios en las próximas décadas.

A día de hoy, menos del 10 % del suelo oceánico mundial ha sido cartografiado en detalle. Incluso las superficies de la Luna, Marte y otros planetas se comprenden mejor.

Organizaciones en Francia y Japón están trabajando en un proyecto colaborativo llamado Seabed 2030, que producirá un mapa definitivo del suelo oceánico mundial para el año 2030.

Como parte del esfuerzo, las flotas de embarcaciones automatizadas capaces de realizar viajes transoceánicos cubrirían millones de kilómetros cuadrados, llevando consigo una variedad de sensores y otras tecnologías.

Estos barcos desplegarían robots atados para inspeccionar puntos de interés hasta el fondo del océano, miles de millas debajo de la superficie.

Para el año 2030, el proyecto estará prácticamente completo.

Los mapas revelarían la estructura física del fondo del océano con un detalle sin precedentes, además de mostrar la ubicación de naufragios, aviones estrellados, artefactos arqueológicos y otras áreas de interés.

Las aplicaciones comerciales incluyen la minería submarina y la inspección de tuberías.

También permitirá la inspección de las condiciones del suelo oceánico para cables de telecomunicaciones, parques eólicos marinos y futuros métodos de transporte.

Comentarios Facebook

2 comentarios en «Cómo será el mundo en el año 2030, tecnología del año 2030.»

Deja un comentario

Código Ancestral usa las cookies de la red Google para una gran experiencia para usted. Si sigues en esta página das tu aprobación para aceptar los términos para aceptar las cookies. La política de cookies, pica el enlace para mas información. ACEPTAR

Aviso de cookies

You cannot copy content of this page

error: ¡El contenido esta protegido!