No estamos solos en el Universo, historias sobre extraterrestres 2022

Comparte este artículo en tus redes sociales

En esta entrada te presentare algunas historias sobre extraterrestres y con estas te convenceré de que no estamos solos en el Universo.

¿Aun después de todo lo que hemos visto, sigues creyendo que estamos solos en el universo?

Pues bien, hoy hablaremos desde una teoría que dice que todos estos avistamientos alrededor del mundo son realizados por el mismo gobierno para lograr el nuevo orden mundial, hasta el caso de un hombre atacado por un OVNI.

No estamos solos en el Universo – Incidente OVNI en Victoria, Argentina

Este curioso caso sucedió el 16 de octubre de 1992 en Victoria, Provincia de Entre Ríos, Argentina y es uno de los eventos más significativos del estudio del fenómeno OVNI.

El protagonista fue Modesto “Cota” Colman, un ganadero de la zona que, en ese tiempo, cuidaba un campo aledaño a su hogar.

No estamos solos en el Universo - Incidente OVNI en Victoria, Argentina
No estamos solos en el Universo – Incidente OVNI en Victoria, Argentina

Según la reconstrucción de los investigadores, esa noche Colman se olvidó de cerrar el molino de viento.

Aproximadamente a las diez y media, el hombre caminó a la enorme estructura. A pocos metros, un enorme tanque reflejaba una noche perfecta.

Colman no creía en ovnis ni pese a vivir en una zona denominada caliente por la cantidad de fenómenos que allí se registran.

De vuelta al relato, el granjero cuando estaba apoyado en el borde del tanque fumando un cigarrillo, de repente, se iluminó la zona, como si fuese de día.

No estamos solos en el Universo - Incidente OVNI en Victoria, Argentina2
No estamos solos en el Universo – Incidente OVNI en Victoria, Argentina

El hombre levantó su cabeza hacia el cielo y vio un objeto en forma de disco de unos 8 metros de diámetro flotando en el aire a escasos metros.

Colman, instintivamente sacó su cuchillo desde atrás de su cintura para defenderse.

En ese momento, observó lo que parecía ser una escalerilla y vio bajar a tres seres muy pequeños.

Cuenta la investigadora Simondini que el granjero los definía «como aves tipo garcitas, muy blancos, y muy iluminados».

El hombre, ahora sí, muy asustado, solo atinó a gritar y creo que yo también haría lo mismo.
En ese instante desde el objeto, algo comenzó a lanzar algún tipo de haz de luz.

Colman intentó esconderse detrás de un árbol, uno de estos «rayos de energía» impactó contra el árbol y le quemó la cara.

Otra línea de luz impactó sobre su perro quien, luego de girar como un trompo en llamas, murió lamentablemente.

Colman escapó del lugar como pudo, arrastrándose por el pasto.

Fue tan despavorida su huida que dejó su camisa rota y quemada, rasgada por los alambres de púas, así como sus alpargatas tiradas por el campo y todo esto quedó como evidencia del inusual suceso.

El caso Colman dejó toda clase de evidencias: el árbol quemado, las cicatrices en el rostro del hombre, la camisa quemada del mismo modo y la huella del objeto de unos 8 metros en forma de herradura.

No estamos solos en el Universo – Incidente OVNI en Victoria, Argentina

Si algún día estas por Argentina, te podrías pasar por el museo Ovni de Victoria que tiene unas pinturas alegóricas sobre este caso y muchos más que te darán más dudas que respuestas.

No estamos solos en el Universo – Los Atlantes de Tula

Los Atlantes de Tula son cuatro enigmáticas figuras de apariencia humana, pertenecientes a la cultura Tolteca.

Ubicadas sobre una pirámide, en la zona arqueológica de Tula en el Estado de Hidalgo, México.

Miden poco más de 4,5 metros de altura, pesan más de 8 toneladas y están labrados en bloques de basalto ensamblados.

No estamos solos en el Universo – Los Atlantes de Tula

Se cree que son representaciones de Quetzalcóatl como “Estrella de la Mañana”, ataviado de guerrero tolteca, con un pectoral de mariposa, un átlatl, dardos, un cuchillo de pedernal y un arma curva que es muy característica de las representaciones guerreras de esta cultura.

Inicialmente estas enormes estructuras sujetaban el techo del templo ubicado en la cima de la pirámide Tlahuizcalpantecuhtli de ahí proviene el nombre de atlantes.

Su altura tan considerable hace que cada uno de los Atlantes de Tula se componga de cuatro bloques, el primero en la parte baja representa las piernas del guerrero.

No estamos solos en el Universo – Los Atlantes de Tula

Mientras que el segundo y el tercero son el tronco. Y, por último, el cuarto es la cabeza. Cuatro bloques que tienen una unión perfecta entre ellos.

Es un misterio como en una piedra tan dura como el basalto se talló a la perfección con una gran cantidad de detalle.

En estos atlantes hay detalles precisos de toda la indumentaria que llevaban estos guerreros, todo hecho sin contar con herramientas tal como tenemos en la actualidad.

¿Cómo lo hicieron?

Los toltecas fueron una cultura muy avanzada en su tiempo, tanto desde un punto de vista social, cultural, como técnico.

Y, como en todos los hallazgos que emergen del pasado, hay cientos de hipótesis respecto a que simbolizan, algunos sostienen que estaban ahí para proteger a Quetzalcóatl, otros sugieren que se trata de cuatro representaciones del dios.

Para los partidarios de la hipótesis de que, en un pasado distante, la raza humana convivió con civilizaciones extraterrestres, los atlantes son una prueba.

No estamos solos en el Universo – Los Atlantes de Tula

Cada parte de su atuendo ha sido interpretado como los accesorios técnicos de visitantes de otros mundos.

¿Se trata acaso de una prueba más de que nuestros antepasados estuvieron en contacto con seres extraterrestres o solo se trata de una interpretación subjetiva?

Esto quizás pueda explicar también el corto tiempo que tuvo esta avanzada civilización entre su nacimiento y su misteriosa desaparición en menos 300 años. ¿No crees?

No estamos solos en el Universo – Los círculos en los cultivos

El fenómeno de los círculos en los cultivos es un enigma que viene desvelando a la humanidad desde hace muchos años.

Estos misteriosos glifos muestran todo tipo de figuras y su origen es claramente desconocido, han aparecido en campos de cultivos de todo el mundo y se han encontrado referencias a ellos desde la antigüedad y no han dejado de suceder.

Un artículo publicado el 22 de agosto de 1678, con el nombre de «The Mowing-Devil» (‘el diablo segador’) que muestra a un demonio cortando un gran círculo en el cultivo es considerado como el primer precedente de un agroglifo.

 No estamos solos en el Universo - Los círculos en los cultivos 2
No estamos solos en el Universo – Los círculos en los cultivos

El texto habla de un granjero en Hertfordshire quien, negándose a pagar el precio exigido por un trabajador para segar su campo, juró que preferiría que el demonio lo cortase en su lugar.

Según el texto, esa noche su campo parecía estar en llamas. A la mañana siguiente, se descubrió que el campo estaba perfectamente cortado, «que ningún mortal podía hacer algo parecido».

 No estamos solos en el Universo - Los círculos en los cultivos
No estamos solos en el Universo – Los círculos en los cultivos

El evento tuvo lugar en un campo de avena, esta apareció «cuidadosamente cortada» y «puesta en el campo».

La ilustración proporciona más pistas, mostrando anillos ovalados o circulares en los que los tallos de avena se encontraban perfectamente paralelos entre sí, con la cabeza alejada del centro y aparentemente inclinados hacia un remolino en sentido contrario a las agujas del reloj.

Muchos investigadores han puesto interés en este tema buscando más información sobre este evento, recabando testimonios de la época de luces misteriosas sobre los campos ingleses, teniendo en cuenta que se trataba de una época en la que cualquier rareza era tratada como obra del mismísimo demonio o algún otro espíritu infernal que estuviese dando vueltas por allí.

Los dibujos hechos en campos de cultivo han capturado la atención del mundo entero desde hace cientos de años, sin una explicación satisfactoria para explicar cómo se formaron.

Sin embargo, la mayoría de los investigadores del fenómeno creen que son hechos por objetos voladores no identificados.

Lo cierto es que las plantas quedan dobladas y no quebradas, presentan alteraciones electromagnéticas y quedan con cierta radiación.

Todo un fenómeno inusual y llamativo para la ciencia.

¿Cuál es el mensaje tras estos círculos? ¿son mensajes, evidencias o qué crees que significan?

No estamos solos en el Universo – El caso de Whitley Strieber

Imagínate que eres un escritor, haces muchos relatos sobre diversos temas y géneros y de repente, vives una experiencia de otro mundo que de verdad haría que todo lo que escribas sea una ficción pura, pero a la vez la clave de tu éxito.

No estamos solos en el Universo – El caso de Whitley Strieber

¿Algo inusual? ¿No crees? Pues, ese fue el caso de Whitley Strieber, un famoso escritor que descubrió que fue abducido por extraterrestres.

Este bizarro e inspirador momento sucedió el 26 de diciembre de 1985 cuando el escritor pasaba las vacaciones navideñas en una cabaña en las afueras de Nueva York.

Esa noche, cuando sus amigos se fueron, las lámparas en las inmediaciones de la cabaña se encendieron.

No estamos solos en el Universo – El caso de Whitley Strieber

O al menos eso creyó Strieber, salió a comprobar que sucedía, pero no encontró nada. Volvió a la cama y vio como un ser extraño, definitivamente no humano, entró a la habitación.

El miedo le paralizó… Intentó gritar o reaccionar, pero era como si estuviera en un trance.

Esta criatura era delgada y su rostro con forma de almendra, con dos grandes ojos negros y rasgados.

No supo cómo, pero salió de su cuarto siguiendo al ser.

Luego se vio levitando, yendo hacia una luz y alejándose cada vez más de la cabaña.

Cuando recuperó la conciencia estaba en una sala gris, donde había otras personas y otros entes, después vio otros seres que se comunicaban entre sí y con él, algunos muy diferentes al que vio al principio.

Tras el evento de la abducción, Strieber padeció una serie de cambios abruptos e inexplicables en su personalidad. Dormía poco y tenía intensas pesadillas.

Su vida profesional y personal se estaban deteriorando, por lo que acudió con un psicólogo y a través de sesiones de hipnosis descubrió lo que había ocurrido en realidad.

Al principio se negó a aceptarlo, pues él no creía en ovnis ni extraterrestres, pero finalmente lo aceptó.

No estamos solos en el Universo – El caso de Whitley Strieber

Con la ayuda de su terapeuta, su familia y algunos grupos de abducidos logró estabilizar su vida y contar su historia.

En el libro, “Comunión”, Whitley narra su historia, la cual también fue llevada al cine.
Te recomiendo verla para que puedas sentir un poco lo que Striebers vivió.

No estamos solos en el Universo – La Piedra Chintamani

La Piedra Chintamani es un artefacto legendario de la mitología budista e hinduista, es, básicamente, una gema de extraordinario poder que según dicen cumple deseos.

¿Qué significa su nombre? Chintamani, etimológicamente significa “joya de la contemplación” o “joya del deseo”

No estamos solos en el Universo – La Piedra Chintamani

Según la leyenda budista, cayó de las estrellas y aterrizó en el Tíbet en un cofre con cuatro reliquias, donde los antiguos budistas la veneraban como una joya espiritual.

Sin embargo, su poder fue considerado tan grande y potencialmente tan desastroso que finalmente lo enviaron a la mística y oculta ciudad de Shambhala.

No estamos solos en el Universo – La Piedra Chintamani

¿Pero, de dónde vino esta misteriosa piedra?

La historia de la Piedra Chintamani comienza en el sistema binario de estrellas de Sirio.

Según cuenta la leyenda seres extraterrestres de Sirio trajeron la piedra a la Tierra buscando establecer su propio orden en nuestro planeta.

TAL VEZ TE INTERESE: PERSONAS DE OTROS LUGARES DEL SISTEMA SOLAR

Independientemente de si esto es cierto o no, estas estrellas han tenido un papel muy importante en muchas civilizaciones de la antigüedad y es totalmente posible que la Piedra Chintamani se originara en el espacio.

Sus propiedades físicas serían en su mayoría comunes, descritas como piedras verdes y con forma de trapecio.

Pero sus mayores poderes se encontrarían en una dimensión superior, invisible para nosotros, otros la describen como una esfera o artefacto inter dimensional poderoso.

Se decía que la posesión de la piedra elevaba a su poseedor a un estado superior de conciencia, otorgando conocimiento de todo el tiempo y el espacio y, en consecuencia, el potencial de dominación mundial.

No estamos solos en el Universo – La Piedra Chintamani

Y, al igual que la Piedra filosofal y el Santo Grial, quien ¡la posea podría incluso alcanzar la inmortalidad!

Pero hay una teoría por demás llamativa, la cual relaciona esta piedra con el gran Leonardo Da Vinci.

En su obra, “Salvator mundi”, una imagen de Jesucristo, este se encuentra sosteniendo una enigmática esfera al parecer de cristal, la cual está pintada con errores de refracción, lo cual parecería algo imposible en Leonardo ya que conocía a la perfección las leyes de la física.

Dentro de ella solo se observan tres puntos … ¿Se trata acaso de un mensaje oculto, sugiriendo que estos son estrellas?

¿Es la prueba que Leonardo tenía acceso a un conocimiento superior?

No estamos solos en el Universo – El Utsuro-bune

El periodo Edo en Japón no se salva de estos eventos uno de los más representativos sería El Utsuro-bune o Urobune o barco hueco.

Este fue un objeto desconocido que supuestamente atracó en 1803 en la Provincia de Hitachi en la costa oriental de Japón.

La leyenda de este objeto se registró en tres textos diferentes escritos poco después del evento.

No estamos solos en el Universo – El Utsuro-bune

Los 3 cuentos relatan lo mismo con variaciones mínimas.

Los nombres de los lugares, la nave, la mujer y todo parece, según dicen, era de otro planeta.

Según los tres textos, se avistó un “bote” de unos 3 metros de alto por 5 metros de ancho y lo encontraron flotando cerca de la orilla.

El bote pequeño era una especie de cápsula hueca en forma de “quemador de incienso o bowl de arroz”, realizado en madera, estaba cubierto en el fondo con planchas de cobre que protegían al barco de las rocas de la costa, tenía también varias ventanas.

Los pescadores decidieron llevar el barco a tierra para investigar.

No estamos solos en el Universo – El Utsuro-bune

En el interior, escritas en las paredes, encontraron inscripciones en un idioma desconocido.

También había agua, comida, ropa de cama y alfombras. Los pescadores también encontraron a una mujer dentro del bote.

La joven fue descrita como bella y llamativa: con cejas rojas, de unos 18 o 20 años, a una altura de 1,5 metros, con piel pálida y cabello rojo, estaba vestida con prendas largas de una tela desconocida.

Los pescadores, impresionados, intentaron comunicarse con ella, pero hablaba un idioma que no era el japonés y se comportaba de una manera muy extraña.

Asustados por la situación e incapaces de comunicarse con ella, los pescadores decidieron volver a meterla en el barco y devolverla al mar.

No estamos solos en el Universo – El Utsuro-bune

Se ha querido encontrar una explicación, pero no hay un consenso.

Los especialistas en el tema ovni afirman que es una nave extraterrestre y otros más conservadores dirían que se trata de una joven de Rusia, Pero… eso sí, los dibujos hechos por los pescadores dan muchas preguntas y especulaciones.

No estamos solos en el Universo – El experimento Filadelfia

Era el verano de 1943 en plena Segunda Guerra Mundial, el USS Eldridge fue un destructor estadounidense que fue el elegido para convertirse en el arma definitiva para luchar contra los potentes submarinos U-boot alemanes que asolaban el Atlántico.

Todo comenzó cuando el doctor Franklin Reno propuso a la marina de Estados Unidos la posibilidad de que los buques de guerra fueran invisibles a los radares.

Reno se basó en la teoría de Albert Einstein y sobre la Relatividad y su relación entre el electromagnetismo y la gravedad.

Además de contar con inspiración de teorías de Nikola Tesla sobre el electromagnetismo para este experimento, también conto con científicos alemanes contrarios al régimen nazi.

No estamos solos en el Universo – El experimento Filadelfia

Con la fusión de las visiones de estos científicos y experimentos, se podía conseguir que un buque, envuelto en un anillo electromagnético, fuera indetectable para los radares enemigos.

Se contrataron técnicos que instalaron unos potentes generadores, rodearon el casco del barco con decenas de metros de cable eléctrico y dotaron al USS Eldridge de complejos dispositivos electrónicos.

La leyenda cuenta que, en la primera prueba, tras activar los generadores, éstos rodearon al barco de una extraña neblina de color verde y desapareció de la vista de los presentes.

Pero… Este ruin experimento causó consecuencias físicas y psicológicas que afectaron a todos los presentes.

Más tarde, la marina estadounidense planificó una nueva prueba para intentar mantener ese barco “invisible” por más tiempo.

No estamos solos en el Universo – El experimento Filadelfia

Según testigos, el barco desapareció por completo y reapareció en la base de Norfolk, Virginia a ¡600 kilómetros de distancia! y no sólo eso, sino que también viajó en el tiempo ya que apareció 15 minutos en el pasado.

Las consecuencias de este segundo experimento fueron espantosas para la tripulación, por lo que la Marina canceló el proyecto y eliminó toda evidencia de este.

No estamos solos en el Universo – El experimento Filadelfia

Se presume que la mayor parte de marineros desarrollaron esquizofrenia y sufrieron heridas de gravedad al materializarse en un lugar distinto.

Los menos afortunados se fusionaron con el casco del barco.

También se cree que varios marineros se evaporaron por esta “teletransportación”.

Un fin de película ¿no crees? ¿Se trato del uso de tecnología extraterrestre como afirmó el ufólogo Morris Jessup o un error de la “matrix” como creen algunos?

¿Se habrá descubierto el viaje al tiempo o la teletransportación en los años 1940s?

No estamos solos en el Universo – Los gigantes

Los gigantes se han convertido en figuras fantásticas que aparecen en cuentos, mitologías, películas y hasta la biblia, sin embargo, hay quienes sostienen que los humanos gigantes existieron en la etapa prediluviana de la historia.

Apuntes históricos, gráficos hechos por observadores antiguos e incluso huesos humanos de gran tamaño podrían ser testimonio de que humanos gigantescos recorrieron el planeta.

En el sur del Ecuador, una pequeña población cercana a la frontera con Perú fue testigo de algo asombroso, los habitantes del lugar dicen que de ahí se han recuperado huesos de humanos gigantes.

sacerdote Carlos Vaca Alvarado

Muchos de estos estarían repartidos en colecciones privadas de todo el mundo.

Una de las personas que habría conservado estos huesos fue el sacerdote Carlos Vaca Alvarado, en Ecuador.

En 1965, el padre Vaca fue asistido por un grupo de 25 personas que exploraron y excavaron el terreno donde yacía el cuerpo de un gigante.

Allí encontraron los restos de su cabeza, luego el tronco y por último las extremidades.
La colección tenía los huesos de gigantes de siete metros de altura que habitaron Ecuador y otras partes de América hace miles de años.

Según los reportes periodísticos, algunos de los fragmentos óseos fueron enviados al Instituto Smithsoniano en Washington DC para su posterior análisis.

Otros se encuentran en el Parque Jungfrau de Suiza y hasta existe un modelo recreado de ¡cómo se vería un humano de colosales dimensiones!

Crédito: DiarioExxtra.com

De este esqueleto fragmentado, se analizaron confirmaron que son parte de un esqueleto humano que era 7 veces el tamaño de un hombre actual.

Además, por las formaciones de cuarzo que cubren las porosidades de los huesos, se estableció que estos gigantes pudieron estar caminando hace unos pocos miles de años.

Por su parte, Juan de Velasco, jesuita ecuatoriano, destacó en su “Historia Antigua del Reyno de Quito” de 1789 que “Manta (ciudad de Ecuador) fue a principios de la era cristiana el teatro de la espantable raza de los gigantes” y detalló los tamaños espectaculares de esqueletos y huellas encontradas.

No estamos solos en el Universo – El proyecto blue beam

Si te gustan las teorías conspirativas, es posible que conozcas este caso.

El proyecto blue beam o también de la “iluminación divina”, es una teoría propuesta por Serge Monast, un periodista, ensayista y teórico canadiense.

Serge Monast

Esta tendría como objetivo el vulnerar la conciencia humana intentando implementar una nueva religión basada en el modelo de la Nueva era, para poder establecer un Nuevo orden mundial mediante eventos divinos y sobrenaturales elaborados por grupos de poder como el gobierno de Estados Unidos o la NASA.

Esta teoría se presentó por primera vez en 1994, quien posteriormente la publicó en su libro “The Blue Beam Project”.

No estamos solos en el Universo – El proyecto blue beam

Serge declaró haber sido perseguido por autoridades por la información clasificada publicada en sus escritos.

Partidarios de esta teoría sostienen que Monast y el coautor, quienes murieron de ataques cardíacos en 1996, fueron asesinados, ya que se confirmó que ellos no tenían ningún problema cardiaco.

Monast aclaro que esto se daría en cuatro etapas; La primera etapa: revaluación del conocimiento arqueológico: Consiste en la modificación del conocimiento arqueológico actual; a través de terremotos y otros desastres naturales hechos de manera artificial, así habría nuevos descubrimientos que llevarían a las personas a revaluar las bases de sus religiones.

Segunda etapa: Espectáculo espacial.

Formarían parte de esta etapa hologramas en tres dimensiones mediante proyecciones láser en diferentes partes del mundo con una imagen diferente, según la fe de cada población.

La imagen de este “dios” hablaría en todos los idiomas y se proclamaría ante las naciones imponiendo una sola religión, un solo tipo de moneda y hasta ideología para crear el nuevo orden mundial.

Tercera etapa: Comunicación telepática.

Utilizando ondas de Frecuencia extremadamente baja, localizarían a los seres humanos a través de sus encéfalos, así podrían saber en qué piensa cada persona y modificar sus pensamientos y cada persona pensaría que su dios les habla desde sí mismo.

Cuarta etapa: Manifestaciones sobrenaturales.

Según la teoría se haría hincapié en convencer a todo el género humano de que se está ante las puertas de una invasión alienígena en cada ciudad importante de la Tierra.

No estamos solos en el Universo – El proyecto blue beam

El objetivo de esta maniobra, sería empujar a cada nación importante a usar su capacidad nuclear para responder ante tal acontecimiento bélico.

De este modo, pondría a cada una de estas naciones en un estado total de desarme ante las Naciones Unidas después del falso ataque.

Por ello, la humanidad estaría tan vulnerable lista para el establecimiento de un Nuevo Orden Mundial.

No estamos solos en el Universo – El incidente de Dechmont Woods

Cuando el trabajador forestal Robert Taylor llevó a su perro a pasear por el bosque cerca de Deans, Livingston, Escocia no esperaba que saliera en titulares de todo el mundo y que la policía lo investigue por un posible secuestro extraterrestre.

El incidente de Dechmont Woods, el 9 de noviembre de 1979, llevó a un pequeño pueblo en West Lothian a ser apodado “La dimensión desconocida” como la serie de ciencia ficción, después de que Bob reportara haber visto una gran «cúpula voladora» flotando sobre el suelo del bosque.

Taylor describió el objeto como hecho de un material metálico oscuro con una textura áspera.
También tenía un aro exterior con pequeñas hélices.

TAL VEZ TE INTERESE: LOS EXPEDIENTES EXTRATERRESTRES

Al acercarse, dos esferas se cayeron y empezaron a arrastrarlo con fuerza hacia la cúpula, sus puntas sobresalientes se enganchaban a sus pantalones y, después de oler un fuerte olor a ácido, describió que se ahogaba y que finalmente perdía el conocimiento.

Cuando recobró el sentido, estaba acostado boca abajo en el césped con su perro cerca, aunque los extraños objetos habían desaparecido.

Descubrió que no podía hablar y que le dolían las piernas.

Cuando regresó a casa, su esposa estaba preocupada por el estado en que se encontraba. Parecía desaliñado y sus ropas estaban desgarradas.

lan Wark, el detective de la zona y el encargado del caso declaró para la BBC que había encontrado un patrón extraño que coincidía con la descripción de Taylor.

El detective comparó las huellas dejadas por el objeto con diferentes patrones y no encontró nada que se le asemejara.

Lo que sí pudo descubrir era que las marcas no provenían de otro lugar, no habían rodado, estaban solo allí.

Como si algo hubiera aterrizado desde el cielo. Cómo puedes esperar, las autoridades no pudieron obtener una respuesta lógica.

El análisis hecho por los forenses en la ropa de Taylor determinó que las rasgaduras fueron provocadas por algún instrumento en forma de gancho que se levantaba.

Actualmente, la ropa de Taylor está bajo la propiedad de Malcom Robinson, un reconocido ufólogo británico.

En Escocia se han registrado muchos eventos ufológicos y un tercio del total no tienen explicación.

¿Será que allí es una zona común para unas visitas de otro planeta?

Comentarios Facebook

1 comentario en «No estamos solos en el Universo, historias sobre extraterrestres 2022»

Deja un comentario

Código Ancestral usa las cookies de la red Google para una gran experiencia para usted. Si sigues en esta página das tu aprobación para aceptar los términos para aceptar las cookies. La política de cookies, pica el enlace para mas información. ACEPTAR

Aviso de cookies

You cannot copy content of this page

error: ¡El contenido esta protegido!