Como ir a las islas Diomedes, el lugar donde se ve el mañana

Comparte este artículo en tus redes sociales

¿Te has preguntado como ir a las islas Diomedes? Pues es una excelente pregunta. En estas islas se puede ver el mañana.

En esta entrada te mostraremos como ir a las islas Diomedes y su interesante historia.

Como ir a las islas Diomedes 1

Si nos dijeran que es viable ir caminando desde Rusia hasta Alaska o que hay un espacio en el que podemos ver hacia el futuro, indudablemente desconfiaríamos.

Aunque hay dos islas que aceptan estas y numerosas particularidades más.

Te invitamos a comprender la sorprendente historia de las Islas Diómedes y a conocer por qué son un espacio clave en el momento de soñar con una autopista que enlace a todo el planeta.

¿Dónde se encuentran las islas Diomedes y como ir?

Para comprender la crónica de las islas Diómedes debemos ir hasta el norte del Mar Pacífico, en el sitio en el que Asia y América se aproximan tanto que quedan a unos pocos kilómetros.

Como ir a las islas Diomedes 2

Ahí se ubica la Diómedes mayor, al oeste, que forma parte de Rusia.

Como ir a las islas Diomedes 3
Diomedes mayor

Solo 3,7 kilómetros hacia el este está Diomedes Menor, que forma parte de los Estados Unidos.

Como ir a las islas Diomedes 5
Diomedes menor

La isla rusa, llamada Imaqliq en el idioma esquimal local, tiene 29 kilómetros cuadrados.

Forma parte al distrito autónomo de Chukotka, que está en el extremo noreste de Rusia.

Y en la actualidad está deshabitada, por una razón que ya vamos a conocer.

Del otro lado, la isla estadounidense es normalmente llamada Inaliq, tiene 7 kilómetros cuadrados, forma parte del estado de Alaska y tiene unos 115 pobladores según el último censo.

Está tan aislada y está en un espacio tan desapacible y hostil que la manera exclusiva forma de llegar ahí es en helicóptero.

El clima de las islas Diomedes y como te afecta si decides ir

Al hallarse sobre el paralelo 65 norte se van a poder imaginar que su clima no es nada benigno.

Diomedes islas

Las bajas temperaturas que se registran causan que a lo largo de numerosos meses en el año el agua esté completamente congelada.

Esto hace viable que se logre ir de una isla a la otra caminando.

Ósea, tenemos la posibilidad de ir de Norteamérica a Rusia caminando, lo que no es posible en ningún otro lugar del planeta.

Esto es viable en la teoría, porque en la costumbre es ilegal, dado que no hay aduanas en ninguno de los dos sitios.

Históricamente las islas eran ocupadas por los mismos grupos nativos que vivían a uno y otro lado de la orilla.

No obstante, algo grande comenzó a cambiar en 1867 en las Islas Diomedes.

En ese entonces, USA le compró a Rusia todo el territorio de Alaska.

Se determinó que el límite entre las dos naciones quedaría justo a mitad de camino de las Islas Diomedes, en pleno estrecho de Bering.

Como ir a las islas Diomedes alaska

Así, los pueblos que originarios que habitaban han quedado separados cada uno en un país.

En ese entonces no fue tan importante, aunque sí lo sería después.

El uso horario de las islas Diomedes por si decides ir a este lugar.

Alaska tuvo que adaptar su calendario al resto del horario estadounidense, por lo cual la línea de cambio de horario y fecha quedó entre las dos islas.

Para colmo, como la Rusia zarista no había adoptado todavía el calendario gregoriano, Alaska tuvo que saltar once días la fecha cuando fue administrada por USA.

De todas formas, no fue todo tan fácil para los pobladores.

Las cosas se modificaron drásticamente después de la Segunda Guerra Mundial.

Con el comienzo de la Guerra Fría y el incremento de las tensiones entre USA y la Unión Soviética, bastante se escribió sobre el Telón de Acero que se levantó en Europa.

Pero quedó algo relegado el llamado Telón de Hielo que dividió a las Diomedes a lo largo de décadas.

Diomedes islas 2021

Y en esta situación no tenía que ver con países aliados, sino que era una frontera directa entre las dos superpotencias.

Los soviéticos optaron por achicar los peligros y forzaron a los pobladores a irse de ahí.

Así, las familias han quedado divididas y en varios casos nunca lograron volver a verse.

De esta forma estuvo la circunstancia a lo largo de décadas.

En los 80’s, cuando se vivía el deshielo de la Guerra Fría, se causó uno de los momentos más conocidos entre las Diomedes.

La habitante de Estados Unidos Lynne Cox cruzó nadando entre las dos islas, con el objetivo de bajar las tensiones del conflicto.

Lynne Cox islas Diomedes
islas Diomedes Lynne Cox
Lynne Cox

Los jefes de Estado de los dos países, Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan, celebraron el acto.

Como ir a las Diomedes para viajar al futuro

Pero uno de los asuntos más raros en las islas Diomedes es lo que marca el reloj.

Por más que la hora del sol sea la misma, hay 21 horas entre las dos islas.

Por eso es que, si del lado estadounidense son las 10 de la mañana de un martes, del lado ruso son las 7 de la mañana del miércoles.

Entonces, si nos detenemos en la Diomedes menor y observamos hacia el oeste vamos a poder ver verdaderamente el mañana.

Además, las Diomedes están en una localidad que cobró más importancia a nivel geopolítico.

Es que por el incremento de la temperatura a nivel global toda la zona ártica tiene más meses en el año donde puede ser navegable, por lo cual aumentó el transito de barcos y por consiguiente del comercio.

Las Islas Diomedes además cumplen un papel clave en una vieja fantasía de bastante gente.

¿Es viable crear una autopista que nos permita ir en auto por todo el planeta?

Entre otras cosas, ¿podríamos comenzar por África, recorrer Europa, atravesar Asia y después ir hacia toda América?

Bueno, entre África, Asia y Europa tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo, dado que un puente sobre el canal de Suez nos facilita atravesar por tierra.

Entre Norteamérica y América del Sur deberíamos solucionar el Tapón del Darién, dado que ahí no tenemos la posibilidad de circular por tierra.

Y entonces nos quedaría por ver cómo llegamos desde Rusia hasta América.

Ya hace un largo tiempo se baraja la oportunidad de crear un puente que una los dos territorios.

Si tuviéramos que juntar el cabo Dezhnev en Rusia con el cabo Príncipe de Gales en USA deberíamos llevar a cabo un puente de 82 kilómetros, lo que torna esta iniciativa en una fantasía.

Pero con las Diomedes la ecuación cambia.

Es que tenemos la posibilidad de llevar a cabo un puente de 37 kilómetros en la parte rusa, otro de 42 en la parte de Estados Unidos y uno de 3 entre las dos.

Como la profundidad no es tan pronunciada ya que solo llega a los 55 metros se estima que sería viable su creación, aunque habría una cantidad enorme de cuestiones a solucionar.

Por comenzar, por lo hostil de la región únicamente se podría trabajar en los meses más cálidos.

A lo largo de siete meses al año las proyectos deberían parar, lo que demoraría bastante todo el proyecto.

Además, el deshielo produce que a lo largo de la primavera circulen gigantes icebergs que impactarían de lleno contra el puente, por lo cual tendría que tener una composición muy fuerte.

Si se avanza con la iniciativa del puente sería genial que además circule un tren y un oleoducto.

Así, USA podría entrar de manera directa a las reservas energéticas rusas, lo que constituye una enorme razón para construirlo.

Pero supongamos que resolvemos las cuestiones técnicas y unimos los dos puntos.

Como ir a las islas Diomedes en transporte terrestre

Si se llegara a hacer el famoso puente, nos vamos a encontrar un puente que va, en sentido figurado, desde la nada hacia la nada.

El lado ruso solo cuenta con una carretera hasta Magadán.

Hablamos de la Ruta de los Huesos, la misma por la que tenemos la posibilidad de llegar a Oymyakón, la localidad más fría de todo el mundo.

Oymyakón, Rusia

Por lo cual habría que crear otros 2,000 kilómetros para llegar al estrecho de Bering.

Del lado americano no hay una circunstancia muchísimo más práctica.

TAL VEZ TE INTERESE: HISTORIA DEL PRINCIPADO DE SEALAND

Recién en Fairbanks poseemos conexión para continuar hacia el resto del estados, por lo cual se debería crear una ruta hasta ahí, unos 850 kilómetros.

Fairbanks, Alaska

Toda esta gigantesca obra de ingeniería tendría un valor que se calcula en 150,000 millones de USD.

Más allá de que es verdad que un oleoducto le daría un sentido barato, se ve complicado reflexionar que hablamos de un emprendimiento posible hoy en día.

Este puente podría lograr que el hombre vuelva a conectar lo que en algún instante estuvo unido.

Es que hace 25,000 años, en la más reciente glaciación, bajó el nivel de los océanos y toda esta región era tierra emergida.

Existe cierto consenso en que por ese lugar se produjeron migraciones y empezó la gente del conjunto de naciones americano.

¿Te se ve posible la creación del puente?

Comentarios Facebook

1 comentario en «Como ir a las islas Diomedes, el lugar donde se ve el mañana»

Deja un comentario

Código Ancestral usa las cookies de la red Google para una gran experiencia para usted. Si sigues en esta página das tu aprobación para aceptar los términos para aceptar las cookies. La política de cookies, pica el enlace para mas información. ACEPTAR

Aviso de cookies

You cannot copy content of this page

error: ¡El contenido esta protegido!