Nuevas super armas chinas, China vs USA 2021

Comparte este artículo en tus redes sociales

En esta entrada te contamos sobre las nuevas super armas chinas, una nueva escalada de tecnología militar se da a conocer en este año 2021.

Asia-Pacífico se ha convertido en la región más importante del mundo.

Y la pugna por el control entre Estados Unidos, sus aliados, y China no sólo importa quién tiene más o menos bases militares, sino también quién emplea mejor sus armas y sabe sacar mejor provecho de los nuevos avances tecnológicos.

Esta es, de hecho, una carrera paralela a la propia escalada militar que está viviendo la región.
Y sí, puede que Estados Unidos siga muy por delante, pero amigos, los chinos tienen sus propias cartas.

Nuevas super armas chinas, China vs USA 2021
Nuevas super armas chinas, China vs USA 2021

(Históricamente el ejército chino ha tenido serios problemas para equiparse con armas avanzadas que llegado el caso les permitiera enfrentarse de tú a tú con enemigos tan fuertes como Estados Unidos.

Precisamente por eso, para suplir esa limitación, la estrategia de China ha pasado esencialmente por una apuesta por la cantidad.

Esto es por disponer de un número muy grande de tropas que le permitiera proteger sus fronteras, actuar como disuasión ante cualquier posible ataque y operar en un terreno próximo.)

Es algo que vimos, en cierta forma, durante la Guerra de Corea, cuando un enorme ejército formado por unos 800.000 “voluntarios” chinos fueron a la guerra para ayudar a las tropas del dictador norcoreano Kim Il Sung.

Nuevas super armas chinas, China vs USA 2021 2
Nuevas super armas chinas, China vs USA 2021

Claro que, en la guerra moderna, una guerra dominada por la comunicación, los satélites y los ataques quirúrgicos, la cantidad ha ido perdiendo cada vez más y más y más relevancia.
Ojo, hablo de la guerra, no de la postguerra… Eso como se vio en Irak o en Afganistán es una cuestión muy diferente.

El caso es que con rivales tecnológicamente tan avanzados como Estados Unidos, Corea del Sur, Japón o Australia el ejército chino no le ha quedado otra que ponerse las pilas.

El Ejército Popular de Liberación lleva años inmerso en un proceso de cambio cuyo objetivo es darle la vuelta de arriba a abajo.

Transitar desde la idea del soldado como “corazón del ejército”, a la tecnología como núcleo esencial de las fuerzas armadas.

La fecha para lograrlo también está fijada: el año 2049.

Pero, evidentemente no hay recursos para todo.

De hecho, la diferencia de presupuesto militar entre Estados Unidos y China puede ser mucho más grande de lo que pensamos a primera vista.

Así que, en otras palabras, los líderes chinos han tenido que escoger en qué tipo de guerra quieren destacar.

¿Cuáles son exactamente los tipos de armas con las que los líderes chinos aspiran a tener la hegemonía de Asia-Pacífico?

¿Qué tienen en mente? Básicamente el régimen chino está apostando por la superioridad aérea convencional con tecnología de sigilo, así como por las conocidas como armas de nuevo concepto.

Las armas de nuevo concepto es una tipología de armamento que a su vez se divide en tres grandes subgrupos: Primero, las armas de energía dirigida, como las tecnologías de pulso electromagnético o las armas láser.

Segundo las armas de información, como los virus informáticos y sistemas de hackeo.

Y tercero las armas biológicas o químicas, como por ejemplo las desarrolladas con virus editados genéticamente.) Ya sé lo que estás pensando.

TAL VEZ TE INTERESE: ALGUNAS PRUEBAS QUE INDICAN QUE EL COVID-19 ESCAPO DE UN LABORATORIO

Pues bien, el caso es que los científicos militares chinos llevan años trabajando en todos y cada uno de estos 3 campos con una idea: crear un novedoso sistema militar que sea capaz de atacar de la forma más eficiente, multiplicar los daños e, incluso, ser invisible.

Muchos de nosotros quizás nunca hayamos oído hablar de algunas de las armas que te vamos a mostrar.

Nuevas super armas chinas – Armas de energía dirigida

Es una idea que puede parecer sacada de Star Wars pero que ya existe en el mundo militar y que, en diferentes fases experimentales, está ya siendo probada por ejércitos como los de Estados Unidos, Rusia y sí, también China.

Sin embargo, las armas láser son tan solo uno de los tipos de armas que podemos encontrar dentro de una categoría más amplia: la de las armas de energía dirigida.

Las armas de energía dirigida son un tipo de armas de última generación que utilizan “proyectiles” que no son sólidos, como por ejemplo láser o plasma.

O, dicho de otra forma, no disparan proyectiles tal y como los conocemos normalmente.

Lo que tiene importantes ventajas: Por un lado, potencialmente pueden ser mucho más baratas una vez son producidas porque no necesitan munición, y, por otro lado, hoy por hoy el ataque no puede ser detenido por ningún tipo de escudo o de sistema.

Además, son armas muy precisas que generan menos deflagraciones y daños colaterales.

¿El problema?

Que debido precisamente a estos factores (bajo costo y alta dificultad para evitar el ataque) son también armas más peligrosas que las convencionales.

Especialmente si en el futuro consiguen dar el salto evolutivo que los ejércitos de las grandes potencias están buscando.

Nuevas super armas chinas – Silent Hunter

En el caso de China, en 2017 el país dio a conocer un sistema de armas láser llamado Silent Hunter, que traducido al español significa “Cazador Silencioso”.

Este sistema ha sido desarrollado por la empresa Poly Technologies, perteneciente al grupo empresarial público China Poly Group Corporation.

El artefacto consta de un cañón láser montado sobre un camión y alimentado por electricidad.

Utilizando la máxima potencia el láser llega a tener un alcance de 4 kilómetros sin apenas perder efectividad destructiva.

Para que te hagas una idea de su potencia, es capaz de penetrar cinco placas de acero de dos milímetros de grosor cada una a 800 metros de distancia, o una sola placa de cinco milímetros si hablamos de un kilómetro.

Esto, traducido a la vida real, implicaría que, en distancias cortas, el Silent Hunter sería capaz de comprometer incluso a vehículos blindados ligeros en un hipotético, a la vez que improbable, combate terrestre.

Ahora bien, la pregunta clave, ¿para qué demonios quiere China este sistema?

Pues, en principio no parece que la idea sea ofensiva, sino más bien todo lo contrario.

Por un lado, este láser podría ser enormemente útil como defensa anti-drones de baja altura.

Siempre y cuándo olvidemos que, con un alcance de un kilómetro a máxima potencia, y que los drones militares más avanzados pueden volar a unos 15.000 metros de altura, este láser tiene hoy por hoy una aplicación muy limitada en materia defensiva.

Según Pekín, por ahora su utilidad pasa por proteger instalaciones sensibles o incluso eventos multitudinarios del vuelo de drones no autorizados.

Drones que, por ejemplo, pudieran suponer una amenaza terrorista.

Aunque, lo cierto es que en alguna ocasión Estados Unidos ya se ha quejado de que China ha utilizado este u otro sistema similar para apuntar a los pilotos estadounidenses de aviones C-130 Hércules mientras volaban en Djibouti.

Donde China tiene su única base militar en el extranjero causando heridas menores en los ojos a algunos de estos pilotos.

¿Ensayos? Sea como sea y tenga el futuro que tenga, esta arma láser no es la única arma de energía dirigida que China está desarrollando.

China podría haber probado una nueva arma electromagnética.

Nuevas super armas chinas – armas electromagnéticas

Pero… ¿Qué diantres es esto de un artefacto electromagnético exactamente?

Pues bien, hay dos formas principales de usar la fuerza electromagnética en la guerra.
Una más espectacular que otra.

Y en ambos tipos China ha logrado ya importantes avances.

Por un lado, están los ataques de pulso electromagnético, que, mediante el envío de un pulso, similar a cuando se produce una fuerte llamarada solar, son capaces de poner en jaque todo el sistema eléctrico de un país, así como todo aquello que utilice electricidad o geoposicionamiento.

No, esto no es ninguna teoría conspiranoica ni ninguna idea alocada, es realidad.

¿Pero cómo crees que se podría conseguir de forma artificial esta energía electromagnética tan descomunal? ¿Alguna idea?

Concretamente a través de una tecnología particular de misiles y la tecnología de la bomba de hidrógeno o termonuclear.

Se puede conseguir provocar un enorme pulso electromagnético si se detona a gran altitud sobre el lugar del ataque.

En teoría este tipo de ataques no tienen los efectos negativos y destructivos de un ataque nuclear convencional, pero el caos que pueden llegar a provocar es inmenso.

China tiene la capacidad de un “primer golpe” que funda la red eléctrica de EE.UU. con un arma de pulso electromagnético.

¿Impresionados? Pues espera a ver lo que es capaz de hacer China desde un simple barco.

¿Los protagonistas? Los cañones de riel electromagnéticos.

Y los que más saben dirán… pero, ¡si eso no es nada nuevo!

Y es verdad, la idea conceptual es bastante antigua, data de la Segunda Guerra Mundial.

La diferencia entre los de esa época y los actuales es su aplicación y, obviamente, sus mejoras en fuerza y precisión.

En el caso de China, en 2018 apareció en Wuhan un enorme cañón de riel electromagnético montado en la proa del buque Haiyang Shan.

Este tipo de arma no es exactamente un arma de energía dirigida, ya que dispara un proyectil, pero lo hace montándolo en dos rieles conductores paralelos cargados con una cantidad enorme de electricidad, lo que crea un campo magnético.

Esto permite que el proyectil salga del cañón a velocidades supersónicas gracias a la fuerza de Lorentz.

De esta forma multiplica la destrucción en blancos con cinturones acorazados como por ejemplo los buques de guerra.

Precisamente por esto China lo ha probado a bordo de un barco.

Pekín cree que esta arma le puede dar superioridad naval a su Marina.

Y claro, evidentemente una superioridad numérica y también tecnológica es clave para que China pueda cumplir su sueño de controlar los mares de la región Asia-Pacífico, sobre todo el de la China Meridional.

Nuevas super armas chinas – Bombarderos invisibles

¿Alguien recuerda el bombardero estadounidense F-117 Nighthawk?

Ese avión tan extraño que cautivó a los amantes de la aviación militar y cuya principal característica era ser el primer bombardero “invisible” del mundo.

Apuesto a que sí.

Pues bien, la tecnología del sigilo ya no es algo tan exclusiva.

De hecho, muchos países con programas más o menos potentes de desarrollo de aviones militares ya han adoptado esta tecnología, total o parcialmente.

Y sí, China es también uno de ellos.

Nuevas super armas chinas – Bombarderos invisibles

Este es el caso del caza Chengdu J-20, que sin las sinuosas formas geométricas del F-117 es también un avión “invisible” o furtivo de quinta generación.

O al menos eso decía Pekín hasta hace poco.

La cuestión es que este es el primer caza con tecnología de sigilo desarrollado íntegramente en el gigante asiático.

Un caza diseñado supuestamente para competir con otros tres cazas furtivos avanzados que están actualmente en servicio: los F-22 y F-35 estadounidenses, y el Sukhoi Su-57 ruso.

Hoy por hoy, sin embargo, son muchos expertos en la materia los que coinciden en que el J-20 no reúne los requisitos necesarios como para ser considerado un caza de quinta generación, sino que se situaría en algún punto entre la cuarta generación y la 4,5.

En cualquier caso, lo que más se discute sobre este aparato no es eso, sino cómo se desarrolló.

Concretamente, existen muchas sospechas de que tiene detrás toda una historia de espionaje militar a los programas estadounidenses de los cazas invisibles F-35 y F-22.

Lockheed Martin, la compañía desarrolladora de estos dos modelos, está convencida de que hackers chinos robaron documentos técnicos del F-35 en 2007, y también penetraron en la red de un subcontratista australiano del programa.

También están seguros de que el modelo chino incluye tecnología robada del programa F-22.
Ahora bien, ¿en qué se basan?

Pues bien, según fuentes estadounidenses, el sistema de sensores del J-20 es casi clavado al del F-22.

Y no solo eso, parece copiar al F-35 en cosas tan importantes como el radar o las calibraciones del motor.

El robo de tecnología militar occidental por parte de China ha sido, durante mucho tiempo, más que una sospecha, prácticamente un secreto a voces.

En este caso incluso Edward Snowden, que no está precisamente bien visto por el gobierno estadounidense, confirma que efectivamente, China robó muchos terabytes de datos de información clasificada sobre el F-35.

Uno de los sueños militares que Pekín siempre ha tenido es romper la brecha aérea con Estados Unidos.

Hoy por hoy, los expertos consideran que las características de este avión son muy inferiores a las de sus competidores estadounidenses, y que no tiene la capacidad de ganar en un enfrentamiento abierto.

Eso sí, su propia evolución supone un paso adelante decisivo para la industria militar china.

Es por así decirlo su primera gran incursión.

Una incursión con una importante ventaja: sin el F-35, para Taiwán podría resultar muy complicado contener un ataque masivo con este avión.

Precisamente por eso, las autoridades taiwanesas llevan años pidiendo a Estados Unidos que les permitan comprar el F-35, pero la respuesta de los americanos ha sido dar largas o hablar de un leasing que, de momento, no llega.

Nuevas super armas chinas – Drones de ultima generación

China también está trabajando en el desarrollo de un avanzado modelo de dron, el WJ-700.

Junto con el dron invisible Sky Hawk, China podría realizar reconocimientos en entornos hostiles y luego atacar desde gran altitud.

El WJ-700 es un salto cualitativo brutal en el programa de drones chino, ya que es el único dron de gran altitud, alta velocidad y largo rango capaz de ejecutar misiones de ataque.

En concreto, puede realizar ataques de precisión aire-superficie en múltiples situaciones, algo que lo pone casi a la altura de los drones estadounidenses más modernos.

La ventaja que le daría este tipo de armas a Pekín para operar en el extranjero podría cambiar en el futuro la estrategia militar y diplomática de Pekín.

Solo el tiempo dirá.

China también está desarrollando un sistema ASAT de destrucción de satélites mediante cohetes espaciales, una capacidad que ya tenía la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Y luego los temas de virus modificados genéticamente o las ciberguerras.

China sigue muy lejos de Estados Unidos, y evidentemente los norteamericanos tienen sus propios programas de armas tecnológicamente avanzadas.

Pero la apuesta china está sobre la mesa y en ella las armas de energía dirigida, los cazas de quinta generación y los drones avanzados juegan un papel clave.

También los misiles supersónicos, con los que las fuerzas armadas chinas esperan dejar fuera de combate por obsoleta a la mismísima marina norteamericana.

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Código Ancestral usa las cookies de la red Google para una gran experiencia para usted. Si sigues en esta página das tu aprobación para aceptar los términos para aceptar las cookies. La política de cookies, pica el enlace para mas información. ACEPTAR

Aviso de cookies

You cannot copy content of this page

error: ¡El contenido esta protegido!